LEY DE TRANSPARENCIA Y REVALORIZACION PATRIMONIAL

La Ley de Transparencia y Revalorización Patrimonial establece un régimen tributario especial y transitorio para que los contribuyentes puedan transparentar todos sus bienes no declarados o revalorizarlos.  La Ley 46-20, promulgada el 19 de febrero de 2020, permite presentar el patrimonio que no ha sido declarado, así como también revalorizar o rectificar, todo aquel que ha sido presentado de manera incorrecta. Sin embargo, quedan excluidos los bienes o activos que hayan sido adquiridos producto de actividades ilícitas, como también los provenientes de países clasificados como alto riesgo o no cooperantes. El plazo para acogerse a la Ley es de noventa (90) días a partir de la entrada en vigor, pudiendo la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) la rechazar la solicitud cuando no se cumplan con los requisitos establecidos